corea-pais.jpg

Corea del Norte no deja que los ciudadanos tengan libertad de religión, aunque en realidad la palabra libertad no existe. En este sentido Corea del Norte tiene a más de 50.000 personas en campos de concentración por simplemente ser católicas, algo que sin duda no se puede permitir y mucho menos porque se demuestra una vez más que en Corea del Norte nadie puede pensar nada por uno mismo, sino puede acabar en un campo de concentración o en otro lugar.

Lógicamente la cifra exacta de personas concentradas por sus creencias religiosas no se sabe, ya que desde Corea del Norte se niega que se puedan encerrar a las personas, haciendo ver que Corea del Norte es el último paraíso que tenemos sobre la Tierra y que el resto de países son peores que Corea del Norte. En este país los cristianos están encerrado y seguro que entre los ciudadanos libres hay muchos cristianos que no pueden decirlo abiertamente ni tener símbolos de la religión, ya que pueden acabar muy mal.

La realidad en Corea del norte es terrible para todos los ciudadanos en general, pero especialmente para las personas que simplemente piensan diferente, creen en otro Dios y demás, haciendo que el pensamiento sea único entre todos los ciudadanos y que todo el mundo tenga que creer en lo mismo. De esta forma se demuestra que no hay libertad religiosa ni ningún otro tipo de libertad y que muchos cristianos están pasando toda su vida en campos de concentración, algo realmente terrible.

Foto|Flickr