Este tipo de reportajes reflejan una realidad muy cruda y hay muchos detalles que sería bueno comentar detenidamente, es por ello que estos vídeos cunden mucho, ya que hay que fijarse en muchos detalles. A pesar de que en la ciudad se ha ido la luz, es curioso que el panel donde están los dos Kim siempre está iluminado, porque seguro que tiene una fuente de iluminación extra para que siempre esté iluminado. Esto contrasta con las carreteras a oscuras.

corea-del-norte.jpg

El guía norcoreano se sigue creyendo su propia mentira, ya que cuenta que tienen farolas y que la reportera no ha podido ver a nadie morirse de hambre, como si hiciera falta ver para no darse cuenta que la escased de alientos es otro de los graves problemas que tiene este país. Este guía es de lo más peculiar, ya que todo lo que cuenta no se lo cree ni él mismo, porque con cuatro farolas en una ciudad y oscuridad absoluta a las afueras, se considera que es un país a oscuras y es precisamente lo que se puede ver gracias al satélite, que siempre dice la verdad.

Si observamos el satélite, vemos todos los países con más o menos luz, pero Corea del Norte aparece con muy pocos puntos luminosos y esto es una muestra que confirma la oscuridad en la que vive el país, algo que no opina este simpático guía, aunque más que guía es un guardián de que todo lo que se diga sea lo correcto y lo que el Gran Líder quiere, que son tan sólo mentiras.