Lo que sigue a continuación es algo que no se puede ver todos los días, ya que un antiguo trabajador en los campos de concentración y alto jefe, habla desde Corea del Sur, una vez que pudo escapar de aquella tortura. Es curioso que su relato es bastante descriptivo y cuenta unos hechos con los que durante mucho tiempo disfrutó haciendo daño a la gente, sabiendo que estaban allí para servir como experimentos y la vida no tenía ningún valor. Cuando cambió de parecer, este guardia se escapó del país y se llevó unos documentos.

corea-del-norte.jpg

Habla mucho sobre los experimentos que se realizaban y ciertamente nos hacemos una idea de lo que tuvieron que sufrir familias enteras que eran asesinadas en cámaras de gas y de diferentes formas, cada una más cruel que la anterior. Nadie mejor que este antiguo guardia de los campos de concentración para poder relatar con detalle algo que nunca nadie podrá decir en Corea del Norte, porque en este país todos tienen la vista puesta en el gran líder, que le dice lo que tienen que hacer, decir y pensar.

Es un testimonio que suena muy real y nos hace sentir como si estuviéramos en aquellos campos de concentración. Una vez fuera de Corea del Norte no podría volver nunca más, ni tampoco es la intención de esta persona, que nos cuenta también que escapar del campo de concentración es 100% imposible, gracias a una valla electrificada y a un gran foso, que mata a cualquier persona que quiera cruzarlo. Esto nos da idea de lo que se sufre allí dentro y todas las personas que se encuentran dentro saben que no tienen escapatoria alguna, sino que tienen que esperar la muerte.