lider.jpg

Corea del Norte está viviendo unos días muy complicados, sobre todo desde que se conociera la revaluación del won, moneda oficial en este país, aunque parece más una cárcel que un país. En esta ocasión han sido muchos los manifestantes que han salido a las calles, ya que ahora tendrán que cambiar en antiguo won por uno que cuesta 100 veces más de lo que antes costaba el antiguo, algo que no es ni mucho menos justo para una sociedad que vive en la pobreza.

De esas personas que se han manifestado, unas 12 han sido ejecutadas, en señal de rechazo a esta manifestación con la que el líder se ha visto sorprendido. La forma de reaccionar ha sido la de matar a unas personas que simplemente estaban protestando por algo que consideran que no les beneficia, sino que le condena a la pobreza más absoluta aún. Este país, un lugar más parecido a una cárcel, seguirá adelante con esta nueva moneda revaualada, que tendrá un coste 100 veces superior al antiguo won.

Es cuanto menos indignante que los pocos ahorros que los norcoreanos puedan tener, los tengan que sacar ahora para poder hacer frente a esta revaluación, algo que hace más pobre a los ciudadanos de Corea del Norte, además de más infelices, porque saben que una consecuencia de protestar contra este líder es simplemente la ejecución, algo que ha confirmado los surcoreanos y que desde luego en Corea del Norte no ha sucedido de manera oficial, sino que los vecinos son los que filtran estas noticias tan dramáticas que suceden en Corea del Norte.

Foto|Elpais