frontera.jpg

Corea del Norte acaba de informar a sus soldados que se encuentran en la frontera con sus vecinos del sur, que tienen la obligación de tirar a matar a cualquier norcoreano que intente escapar del infierno de vivir en Corea del Norte, por lo que cualquier persona que salte esta seguridad, será asesinada a sangre fría, algo que no nos sorprende viniendo de un gobierno comunista y que no tiene respeto alguno por la vida humana, ni siquiera cuando los campesinos lo pasan tan mal.

Es una orden que seguro los soldados cumplirán, pero de seguro que también habrá muchos norcoreanos que correrán el riesgo de salir del país, a pesar de poder correr la suerte de ser asesinados a sangre fría, porque prefieren tener una opción de escapar a seguir en este país en el que no pueden hacer nada por ellos mismos, sino que el líder es el que dicta lo que se debe de hacer en cada momento.

Es un país en el que parecen todos marionetas, unas marionetas que manejan tanto el líder como las personas cercanas y de confianza, que no son muchas. Este tipo de países lo que busca es poder controlar a su población y es precisamente lo que hacen. Nadie querría seguir viviendo en este país y de seguro que si abrieran la puerta, todos escaparían. Es preferible tener una opción de escapar a seguir viviendo en la amargura total y seguir día a día a merced de lo que ordene un líder.

Foto|Serturista