La población de Corea del Norte está más preocupada por conseguir comida cada día que en poder leer y escribir, pero no sólo están más preocupadas por ello, sino que no tienen recursos para poder aprender a leer y escribir. El 99% de la población es analfabeta, un porcentaje realmente sorprendente, pero de este país ya nos sorprenden muy pocas cosas. Es lógico que el dictador y el resto de personas dicen que el país sabe leer y escribir, pero desde luego no hay que creerse nada de lo que puedan decir estos muñecos del dictador.

corea-norte.jpg

Esta gran mayoría de la población se encuentra en una situación alarmante, porque tan sólo están trabajando de manera forzada y consiguen algo de alimento, pero por supuesto nada de escribir ni leer, porque cuando menos sepan, mejor será para el dictador y sus marionetas, las mismas que hacen las veces de guías turísticos camuflados. La situación no deja dudas de que la población sufre al máximo la pobreza del país y la mayoría de la población es la que se considera extremadamente pobre.

Ante la falta de recursos para poder leer y escribir, lo único que les importa es seguir viviendo y comiendo cada día, algo que es muy importante en un país como Corea del Norte, cuyo dictador maneja a su antojo a toda su población, la mantiene aislada del mundo y además le ofrece lo justo para que puedan vivir, pero sin ofrecerle algo de cultura para que puedan defenderse en la lectura o que puedan aprender a escribir.