montana-en-corea.jpg

Estamos viviendo la segunda ronda que reunirá por un rato a familias separadas entre Corea del Norte y Corea del Sur, algo que sin duda es muy emotivo para estas familias que llevan tanto tiempo sin poder hablar y algunas de ellas viviendo en unas condiciones más que pobres. Este nuevo encuentro entre familias de ambos lados de la frontera se está produciendo lógicamente en territorio de Corea del Norte, que quiere controlar que todo el encuentro salga bien y nadie intente escapar.

Corea del Norte ha accedido a permitir que familias de Corea del Sur puedan pasar la frontera para encontrarse con familiares que viven en Corea del Norte, unas familias que tienen la suerte de poder reunirse nuevamente después de tantos años separados por una frontera que sin duda ha cambiado la vida. La peor parte siempre es para las familias que viven en Corea del Norte, un lugar donde seguro no les gustaría vivir y que por desgracia no tienen elección alguna sobre este asunto, ya que la libertad para escapar de Corea del Norte es nula.

Muchas familias se están uniendo por un rato en Corea del Norte y es un encuentro muy emotivo para muchas de ellas, ya que después de tantos años pueden ver a sus familiares queridos. Es curioso estar tan cerca unos de otros detrás de una frontera y no tener la posibilidad en todos estos años de poder reunirse, debido a que el régimen de Corea del Norte no es precisamente uno de los regímenes más democráticos.

Foto|Flickr