El guía en el monasterio explica la falta de monjes con ellos, lamentablemente, está lejos, casi a tres días de viaje.

Sin embargo, el guía fue más honesto y dijo que simplemente no hay monjes, en cualquier momento.

Dijeron que iban a vivir con familias regulares de Corea del Norte. Pero esto rápidamente se convirtió en algo muy lejos de la verdad, para empezar no hay forma que las casa sean habitadas por familias regulares en Corea del Norte.
8.jpg

En segundo lugar, es evidente que estas familias vivían en el lujo relativo, propietarios de dos refrigeradores, una TV japonesa, y todo gracias a los consejos de recibir los regalos de los turistas que se alojan en sus habitaciones.

La pregunta es si en realidad viven así. Pero viven con miedo, de que algún día llegue el gobierno y les quite sus pertenencias, por ser obtenidas “de formas irregulares”, como ha pasado en otros casos en los que en forma impotente han visto como son despojados de sus pertenencias.